HABLANDO DE LOS INDÍGENAS

 

Mano India

El ataque a los indígenas, el arrasar sus tierras y su cultura por parte de los colonizadores fue considerado por algunos como una violación a los derechos inherentes de estos, para otros fue una sublevación que debía ser controlada por la corona para garantizar la continuación de esta, y por lo tanto cualquier medio justificaba el fin, esto es, no perder el dominio de las tierras ante el descubrimiento de América, además que inmediatamente muchos países enviaron sus barcos para instaurar en la nueva tierra sus colonias.

En últimas, la colonización fue una medida más política que humana, más de poder que de justificación, más de religiosidad que de idiosincrasia, es decir, terminaron por avasallar a los habitantes de la nueva tierra, imponer a estos su pensamiento desarrollado a través del tiempo, rompiendo la cultura de los indios y permitiendo que  de esa mezcla naciera un nuevo pensamiento, un nuevo sistema de vida, y una filosofía latinoamericana.

 

Tuvo que pasar mucho tiempo para que los derechos de los indios fueran reconocidos constitucionalmente, y es así a pesar de haberse promulgado la ley de libertad de los esclavos, de la libertad de los indios nunca el Estado se preocupó por estos, como lo está haciendo ahora la constitución del 91.

 

Decimos que la Constitución de 1991 marco un hito en la existencia del Estado, en desarrollar un Estado social de Derecho, y fue así como a los indígenas se les reconoce su estatus dentro de nuestro medio, se les permite la llegada al seno del gobierno, se les reconoce el derecho natural y así, como estos aplican su propia justicia.

 

Sin embargo, muchos pueden considerar que esto es un sofisma de distracción, que son gotas de lluvia para los indios ante el aguacero de ataques guerrilleros, a los de las auto defensas, al irreverente comportamiento de la sociedad con aquellos de etnia distinta a la gran mayoría, una discriminación con ojos grandes y una violación a los derechos fundamentales de estos colombianos que viven de manera distinta a algunos otros.

 

Hay que reconocer que para los indios su situación es bien difícil, por un lado se deben mezclar con la cultura latina, por la otra deben luchar por proteger la suya, para que las costumbres milenarias no se pierdan, propender por hacerse respetar como grupo social, sin embargo, apenas se está avanzando en ello, existen gran cantidad de Organizaciones no Gubernamentales que trabajan por los derechos de los indígenas sean de la raza a la que pertenezcan, evitar por ser exterminados, por no estar entre dos fuegos o a veces hasta tres contando con el Estado, van de aquí para allá siendo desplazados, retirados de sus tierras, de sus cultivos, de su gente, de sus animales, llevándolos hacia la pobreza absoluta, pues se conocen muy pocos indígenas adinerados.

 

No debemos olvidar que el pensamiento latino surge como reacción a implicaciones sociales y políticas, y es por ello que debemos estar atentos a todo cambio generacional, cultural y social, para contextualizar estos a nuestra situación actual, pues el pensamiento y el desarrollo del Estado deben ir de la mano, conjugando las políticas del uno para aplicarlas a los otros, reconociendo nuestro estatus y nuestros derechos constitucionales y no terminar diciendo que se nos violan estos, y que por lo tanto debemos ser reconocidos en el exterior como generadores de violencia en donde la propiedad privada y el derecho a la vida no se respetan como un derecho inalienable de la existencia del hombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.