ELOGIO DE LA DIFICULTAD

ELOGIO DE LA DIFICULTAD

 

Para Stanislao Zuleta la Dificultad viene inserta en el ser mismo el hombre y como tal se convierte en el material inspirador para que este fije sus metas y cumpla las mismas, ya que no debemos olvidar que el hombre es un ser social y en consecuencia se debe combatir la frustración, esto es, aquello que el individuo no puede cumplir por circunstancias ajenas a su voluntad, pero que el deseo debe vencer a toda costa.DIFICULTAD

 

Sin embargo la idealización es el fin de la meta, esto es, poder disfrutar de los logros se convierte en últimas en el temor, es decir, de tener que volver a empezar con una nueva propuesta, unos nuevos programas y como si fuera poco esperar unos resultados.

 

Para el pensador en referencia, la facilidad no existe sino en el pensamiento del hombre, y esta la debe combinar con su existencia, el entusiasmo, la crítica, el amor y el respeto, aunque son valores menores siguen representando la parte importante del individuo dentro de su ser social.

 

Lo negativo del hombre está es en la conceptualización apocalíptica, es decir en el comienzo y su fatal fin, pues son inciertos ante la realidad que este debe vivir y a su vez subsistir con esta idea, para terminar discutiendo con una realidad que no se amolda a su comportamiento y mucho menos a su ser individual ni colectivo.

 

La voluntad de lucha es la que debe representar el ideal del sujeto, pero esta debe ser por una sociedad nueva en donde las clases sociales se junten, en donde la economía capitalista individual se convierta en capitalista social, desechar el valor de lo fácil para imprimirle a lo difícil la importancia que hemos dejado de darle, esto es, el manejo de esa predilección que nos hace hombres de carne y hueso y como si fuera poco los fracasos y los errores son los ejemplos a seguir, pero no quedarnos en ese círculo vicioso, sino salir de este para demostrar que el esencial del ser humano es la subsistencia, ser feliz y disfrutar de cada una de sus luchas y derrotas; además de aceptar como posible la aplicación de un método que nos permita ahorrar tiempo y espacio, tener en cuenta las doctrinas y los intereses de las personas, los partidos, las clases sociales y toda la nación para que el concepto de democracia participativa siga siendo objeto de trascendencia individual y colectiva y lograr en un futuro próximo un país boyante económicamente y maduro políticamente, en donde el hombre haga parte importante del concepto de Nación, de gobierno y que con ello se distinga de los demás congéneres no solo en su parte cognitiva sino volitiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.