RSS

QUÉ NOS DEJA LA VISITA DE FRANCISCO?

10 Sep

Tuvo que pasar muchos años para que a Colombia regresara un ilustre visitante de las calidades del papa Francisco, pues llevábamos más de treinta años sin que ello sucediera. 

El espíritu de la libertad tarde o temprano pasa antes las puertas del sombrío esclavismo al que está sometido el hombre, por sus ideas, por sus creencias y cultura, alejando esa propia verdad que no permite la unión entre los hombres, alocados por aquellos comportamientos de grupos al margen de la ley, de la indolencia de la sociedad y del egoísmo del hombre,

Colombia estaba acostumbrada a visitas de personajes que iban y venían sin dejar nada de rastro en estas, unos que lo hacían por compromiso y otros por paseo, pues para esto si que tenemos bellos lugares en nuestra tierra; olvidándose de los innumerables problemas que enfrentamos, desde muertes por balas pérdidas, hasta muertes por selección múltiple, incidencia de grupos guerrilleros o paramilitares, recuerdos de una historia que causó tanto daño como el huracán Irma, de moda en este momento.

Razón tenía Séneca cuando dijo: “Hace falta toda una vida para aprender a vivir”. Y en efecto los colombianos no hemos aprendido, se nos olvidó la historia y como si fuera poco, se repite a cada momento sin cambiar la misma, Es decir, repetimos los mismos males y las mismas decisiones, sin argumentos propios ni extraños.

“Abandonar es la salida de los débiles, insistir es la alternativa de los fuertes” (Papa Francisco), esta frase por si sola no diría nada si no es contextualizada con la situación actual del país, de los motivos por los cuales Francisco vino a este país y todo lo que nos dejó es reflejo del pensamiento colectivo, de un ser dotado de sencillez y compromiso con los demás, una persona capaz de criticar con sutileza a propios y extraños, a políticos, sacerdotes y gente del común.

Los hombres no fueron puestos en un punto fijo de la jerarquización social, sino que están plasmados de manera tal que puedan asumir diferentes roles, degeneración y elevación, libertad ay dignidad, corrupción y honestidad. Francisco en todos y cada uno de sus discursos ha recomendado vivir con libertad, pero al mismo tiempo coexistir con el otro, pues en la entrega no hay límites, al contrario, se recibe más de lo que se da. Esto es, es el libre albedrío el que define tus propias limitaciones, transformándose en lo que uno desee.

Basta mirar el rostro de Francisco para ver a una persona tranquila, centrada y coherente en su pensamiento, dispuesta a entregarse al otro sin esperar recompensa e interpretando la filosofía de Jesús como la única manera de coexistencia del ser humano. Y eso es lo que aprenderemos después de analizar y releer los discursos promulgados por este ángel de la paz como ha sido llamado, para entender que Colombia necesita de una reingeniería en todos los niveles, desde lo político hasta lo social, desde lo económico hasta lo educativo y desde el pensamiento hasta lo religioso.

 

About Diego Mario Zuluaga O.

Lic. Filosofía y Letras. USTA Esp. Universitaria Epistemología y Gnoseología. U. León Barcelona Esp. Planeación, Desarrollo y Administración de la Investigación. UMB
Leave a comment

Posted by on septiembre 10, 2017 in PENSAMIENTO LATINO

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *