DIRECTOR O GESTOR DE FELICIDAD II

En artículo anterior se tocó este mismo tema, concluyendo que es al ser humano a quien corresponde decidir en qué consiste su felicidad o mejor qué lo hace feliz, sin embargo, la dinámica empresarial ha determinado que no solamente depende del hombre su felicidad, sino también su entorno laboral, pues pasamos más tiempo en nuestros sitios de trabajo que en nuestras propias casas. 

Por ello, citando a Vince Molinaro (Director de Soluciones Estratégicas), “la gente es feliz si su trabajo tiene sentido”. Y en efecto, el mundo empresarial debe preocuparse por buscar las herramientas que permitan que el trabajo cobre sentido, que le permita al trabajador trascender en todos los niveles, desde el campo laboral, profesional, económico, social y familiar. De ahí que el compromiso de la alta gerencia debe permitir el desarrollo no del trabajo en equipo sino conformar equipos inteligentes, pero de la mano con la responsabilidad delegada en cada funcionario, esto es, ya no se requieren supervisores con cuatro ojos, ni jefes vigilantes, se necesitan otro grupo de individuos, aquello que promuevan la felicidad en el grupo, que hagan consciente la importancia de laborar en la empresa primero que todo y que la filosofía de la misma, es conocida por todo el personal, de allí que la misión y la visión es importante conocerla y no solo conocerla sino practicarla y darla a conocer a toda la base.

Ahora bien, hay que cambiar el paradigma que el empleado cumpla órdenes, por lo que se debe propender es porque haga su tarea con responsabilidad, comprometiéndose con las tareas generales de la entidad, del movimiento de la gestión y la producción. De allí que no se requiere un buen jefe, sino un director que entienda el querer de sus empleados, que comprenda todas y cada una de sus necesidades y como si fuera poco luche por satisfacer las mismas; y es que lo económico no es que sea importante, claro que lo es, pero es más imperativo trabajarle a la felicidad del trabajador y ello se logra conociéndolo, sabiendo cómo piensa, qué lo aburre o lo hace llorar, cuáles son sus motivaciones, pero lastimosamente eso se perdió hace mucho tiempo.

Claro que los resultados importan, pero vale más el entorno, un entorno en donde las habladurías mal intencionadas no existan, las envidias por cargos y oficinas no se presenten, en donde no haya competencia entre quienes dirigen por mostrar más poder o en donde el trabajo se distribuya de manera tal que unos estén más recargados que otros o en donde unos luchan con humildad y otros con omnipotencia.

Hay que luchar por trabajar no con compasión sino con pasión, no con coparticipación sino participación, en búsqueda de un resultado corporativo y no comparativo, con índices de calidad y no con cantidad. Parece difícil, pero no lo es, si formamos a nuestros directivos con profesionalismo, con compromiso directivo pero lo más importante con calidad humana para que entiendan quién es el trabajador, cuál cargo desempeña y cuáles sus funciones, es decir, dirigir con discrecionalidad reconocer por un lado sus habilidades y por el otro sus fortalezas.

Hay un equilibrio por construir, sin embargo, se debe cambiar el paradigma de quienes dirigen, pero al mismo tiempo utilizar herramientas de alta gerencia, de equipos inteligentes para propender por la práctica de una competencia sana, del incremento de un buen clima laboral, pero al mismo tiempo que este permita la producción de tareas de acuerdo a las metas propuestas, y que haya una buena relación entre quien acompaña y quien ejecuta.  De ahí que la palabra responsabilidad colectiva entrará en el nuevo léxico empresarial de la mano con cotizar la gestión empresarial y determinar que si se puede hacer empresa y tener empresas competentes con estrategias de negocio conforme a la nueva dinámica universal.

“Sé quién en verdad eres. Descubre tus talentos y tu propósito en la vida.
Esto te llevará a hacer lo que amas; y porque haces las cosas con amor, obtendrás lo que necesitas”(Melania Garbú)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.