PENSAMIENTO Y POLÍTICA

 

Soñar no cuesta nada, aún pensamos que Colombia es la panacea en América Latina pero estamos muy alejados de esa realidad, tenemos problemas de guerrilla, descontento generalizado, políticas económicas que no funcionan y como si fuera poco nos estamosP0805 dejando absorber por la violencia, la respuesta armada, y nos olvidamos de la convivencia pacífica y de la implicación de esta en lo social, lo cultural, lo individual y lo colectivo. Tenemos un panorama desolador que riñe con la realidad plasmada por los pensadores tanto antiguos como modernos, y donde presentan una política como la única manera de sobrevivencia del hombre, pero nos estamos muriendo lentamente por la falta de conciencia social.

 

Lo anterior para hacer introducción acerca de la manera cómo ve el hombre la política y cómo relaciona la misma con gobierno, pero debemos tener en cuenta que precisamente fue esa política y gobierno que se originó en la polis y la democratique (griegos), de la cual fueron hacedores los señores PLATON Y SÓCRATES, apoyados con las ideas de ARISTÓTELES, dieron pie para que la Democracia emergiera y se institucionalizara la política como forma de gobierno, esto es, la necesidad que tenía el hombre de ser dirigido pero por personas que llenaran y colmaran sus expectativas, situación que en la actualidad no se da.

 

Pero fue esa necesidad de jerarquizar el poder que el hombre comprendió que necesita gobernarse, pero no de manera impuesta, oligárquica, sin totalitarismo, dominaciones o temores, pero con prácticas que hacían del Estado una empresa eficiente, en donde sus gobernantes se preocuparan por sus asociados y fue de esta manera como se concibió el gobierno.

 

Pero es que el gobierno es una cosa bien difícil, no solamente para los dirigentes sino para los dirigidos, ya que debe existir una conjunción natural entre los intereses de uno y otro, y es así como a través del tiempo el individuo se da cuenta que la evolución no solo individual colectiva sino cultural lo lleva a apropiarse del pensamiento de otros hombres, quienes hicieron innumerables aportes a la manera de gobernar, y es por ello, que hablamos de sistemas totalitaristas, inquisitivos donde no se respetan los Derechos Humanos y otros en donde prima el hombre como ser social, e igualmente mostrando que no solamente el sistema capitalista, conocido este como el basado en la economía individual, sino otros también hacen parte de la forma de gobernar y de dirigir una nación.

 

Pero fueron precisamente esos pensadores, los que con el tiempo entendieron que el sistema de gobierno y la política debía cambiar, debía evolucionar, debía tener una sistematización para que diera los frutos para los cuales se había generado, pero no con sentimientos individualistas sino con individuos comunitarios, erradicando el egoísmo natural del hombre, y dar paso al poder omnímodo del Estado e igualmente se respete ese contrato social, es decir, la relación que existe entre el asociado y el gobernante, en donde cada uno debe cumplir con unos deberes y obligaciones y respetarlas cada uno de estos.

 

Sin embargo, hemos hablado del Estado pero debemos tener en cuenta que Colombia es un Estado Social de Derecho y así lo plantea la Constitución Nacional, pero observamos que esta condición no se cumple, pues las políticas institucionales no están dirigidas al pueblo, soportan al Estado mismo, situación que controvierte los planteamientos de los filósofos, en especial de J.J. Rosseau, quien define que es a partir de ese contrato social en donde el Estado consolida su existencia y como si fuera poco, también es de allí donde nacen los factores de convivencia, entendimiento, concertación y respuesta social, que como ya se planteó no se dan en nuestro medio, por lo que debemos esperar a que aparezca un salvador, un verdadero líder que nos saque del atolladero en el que nos encontramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.