SOBRE EL MIEDO Y SUS CONSECUENCIAS

cabeza y bombasHAY QUE ENFRENTAR EL MIEDO O SI NO ESTE TE ENCONTRARÁ.

Las situaciones de miedo son inherentes al ser humano y dependen de los fenómenos existenciales que lo acompañan, los pensamientos vienen y van, se tienen o no se tienen sin embargo el miedo siempre estará ahí.

 

A veces el miedo genera conflictos, problemas de toda índole pero también no dejan estar bien como se es merecido al individuo social; enfrentamos el miedo en todas sus dimensiones a veces al cambio, a la responsabilidad, al pensamiento y hasta nuestros propios actos, sin reconocer cuál es el origen de este, cuál es el detonante del miedo que amarra el desarrollo personal del hombre.

 

La esclavitud mental del siglo XXI es el miedo, esa verdad oculta que no se muestra y que no nos permite reconocer desde el fondo de nuestra psique que en efecto padecemos miedo; sin embargo hay dos maneras de sobre llevar la vida, una es con miedo o felicidad, si es lo primero debemos comenzar por crear nuevas ideas, reconocer que existen problemas no resueltos y no aceptados, esclavismo de nuestra mente que no nos deja discernir, llevamos en el fondo problemas que creemos y los que observamos del mundo conexión ineludible entre lo real y lo irreal, respuestas que no encontramos desde el fondo del corazón sino racionalizamos este fenómeno.

 

Sin embargo, existe un miedo mayor que supera cualquier realidad y es la muerte, ese hecho que no aceptamos, que no nos han enseñado a sobrellevar y mucho menos a comprender sin perjuicio; aquello que se disuelve, que se convierte en tierra, es un programa que esclaviza mentalmente al hombre de todos los siglos, programados inclusive desde el mismo momento del nacimiento.

 

Pese a lo anterior, hay culturas en donde se venera la muerte, se venera el miedo y se rinde culto, primero por considerar que el cuerpo se transforma en energía, pasa a otro plano existencial, se reencarna y segundo el día de los muertos es muy conocido en la población mexicana, ahora lo que nos preguntamos es si este miedo es introducido de manera artificial o si por el contrario es inherente al individuo, aunque la muerte es uno de esos miedos, también existen otras clases de miedo, como a la soledad, al rechazo, a no tener trabajo, no poder cumplir con las obligaciones o a no ser aceptado por los demás.

 

El miedo entonces se vence enfrentando al mismo, pues si esto no se hace, este nos alcanzará sin importar el sitio donde me encuentre, no valen excusas por creíbles o increíbles que sean, basta solo con enfrentar, reconocer y tener el valor para aceptarlo como medio de defensa generando con ello una limpieza mental que cambiará nuestra actitud y forma de ver la vida.

 

Afloran sentimientos desde la culpa hasta la rabia, de la irracionalidad hasta la incomprensión, todo ello generado por la angustia existencial que provoca el no entender el miedo, pero a este hay que comprenderlo no como aquello que no nos deja ser racionales sino al contrario, como esa herramienta que me permite vislumbrar cómo eliminar ese programa mental que nos hemos introducido, liberarnos de esa esclavitud mental, dejando que la conciencia observadora haga frente a todo para que disuelva aquello que produce ese sentimiento.

 

Concluimos entonces, que son los miedos los que nos impiden ver más allá de esa esclavitud mental, de esos pensamientos almacenados en la nube mental, decisiones pendientes de las acciones de la vida para llegar a esa tranquilidad explicada para evitar el control de ese miedo irracional.

 

“Solo cuando seamos capaces de mirar a nuestro interior y observar todas las limitaciones que dentro de nosotros se encuentran y que dirigen nuestra vida, podremos cambiar las acciones que realizamos cada día y empezar a crear la vida que realmente queremos vivir” (Alberto Enguita)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.