¿CUÁNDO SE ES FELIZ. UN SENTIMIENTO O UN ESTADO ?

 

 

Ha terminado el mundial de fútbol, sus resultados apoyados por unos y repudiados por otros, imágenes, figuras y líderes se vieron detrás de un balón, ganadores y perdedores pasaron por los medios de comunicación, hubo celebraciones por ganar y por derrotar, esto hizo felices a copamillones de personas.

 

Qué pasará ahora que el mundial ha acabado?, seguiremos siendo felices después de ver el desempeño de la Selección Colombiana, de derrotas inmerecidas y quedarnos con los crespos hechos por no verlos en la final; unieron a un país dividido por toda clase de fenómenos hambre, desigualdad social, hambre, guerrillas, ladrones, problemas de salud y que ahora debemos volver a nuestra propia realidad.

 

Vimos reír y llorar a miles de individuos, felicidad y tristeza en contradicción total, vimos goles ejecutados en todos los estilos y que nos los meterán por los ojos en los próximos cuatro años cuando nos encontremos en Rusia para vivir igual pasión. Diversidad de conceptos, de gentes, de países pero también de toda clase de shows para recordar a través de la memoria histórica, también para recordar las noticias que le darán la vuelta al mundo entero, los robos de resultados, trenes y aplanadoras que pasaron al igual que equipos que pasaron sin pena ni gloria.

 

Ahora entonces, nos preguntamos donde quedó ese animal intelectual (llamado hombre) en medio de todo ese barullo futbolístico, de levantar y caer con las pasiones, de reír y llorar, de beber y de guayabo en guayabo, traeremos nuevamente a la realidad el secreto de nuestras tragedias, de lo que sabemos y no sabemos, continuando en la búsqueda del nivel der ser en que nos encontramos, bien si es horizontal en una igualdad malintencionada o en una vertical hacia arriba o hacia abajo que depende de lo que somos y lo que queremos.

 

La historia universal nos ha demostrado que seguimos siendo los bárbaros de antaño, que en vez de mejorar nos hemos vuelto perores, una felicidad atada a celebraciones donde se causan daños a bienes muebles e inmuebles, se atenta contra la integridad personal, se deja mal parado a un Estado muchas veces permisivo ante la impotencia de la autoridad y esto ocurre no solo en Co9lombia, sino en otros países, basta ver al Brasil. Pensar que el tiempo significa progreso es absurdo, el dogma de la evolución nos mantiene alejados de esa realidad, aquella en donde no queremos aceptar lo sucedido en el mundial, del porqué la selección no ganó, no es tarea fácil eliminar las emociones negativas, perder la identidad como hombres y ciudadanos, lo que debemos hacer es trabajar hacia un Camino Vertical, esto es, ocuparnos de la transformación del momento presente, aprender a vivir de instante en instante y reaccionar mediante la auto-reflexión íntima del ser, además conocer lo que se ha denominado la “Rebeldía Psicológica”.

 

La verdadera realidad es la Esencia (desarrollo de acuerdo con las leyes biológicas, creciendo por sí misma y sin ayuda), y para entender esta, necesario es comprender la consciencia y aquellos padecimientos que nos hacen perfectos, entregándonos belleza íntima y de esta emanan la felicidad perfecta y el verdadero amor; además de trabajar sobre nosotros mismos y para nuestros semejantes, pues “Trágica es la existencia de aquel que muere sin haber conocido el motivo de su vida”.

 

Que todo lo que sucedido en el mundial, a raíz de los fenómenos sociales que se presentaron nos permitan encontrar al ser perdido, que ese nacionalismo desbordado no sea solo temporal sino que siga presente en nuestro futuro, y como si fuera poco, que esto nos lleve a una transformación radical de nuestra existencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.