LA ELECCION DEL HOMBRE?

Elegí mal o me eligieron mal?

 

que quiere ser cuando mayor

La vida es una serie de opciones, desde que decidimos levantarnos hasta cuando nos acostamos vivimos haciendo elecciones, qué me pongo, qué me quitó, qué cómo o hasta qué hago o dejo de hacer. Todo un tratado de existencialismo, aplicable desde la familia hasta los amigos, desde lo cotidiano hasta lo laboral, para terminar qué elijo. 

 

Estamos expuestos a elegir bien o a elegir mal, la esperanza es que hagamos buenas elecciones. Muchas veces nos preguntamos en qué nos apoyamos para la toma de esta clase de decisiones, en el valor de nuestra vida, nuestras relaciones, nuestras necesidades, nuestra profesión o por las otras personas que nos rodean, estamos siempre buscando cómo manejar las situaciones. Escuchamos sugerencias, nos desviamos del camino, nos adelantamos o nos atrasamos.

 

Buscamos razones, miramos retrospectivas, nacen y mueren ideas a cada momento, estamos en el lugar equivocado, nos cubrimos y descubrimos pero al final nos importa muy poco, explicaciones patéticas e inexcusables, vamos y venimos, disfrutamos y nos amargamos, carácter alterado, mejores o malas personas.

 

Pero saber elegir significa la compenetración entre la razón y la lógica, entre el objetivo y el resultado, la diferencia entre el bien y el mal, no lastimar o salir lastimados; sin embargo “Cuando debes hacer una elección y no la haces, esto es ya una elección.” (William James) y es a partir de esta que complicamos el hecho de vivir, cuando vivir es más sencillo pero también es ese eslabón de la cadena que creemos fuerte cuando en verdad se está debilitando.

 

Una ventaja que tiene el ser humano es su libertad, disponer de ese libre albedrío (una cárcel para algunos), pues vivimos en libertad o en esclavitud y aunque muchas veces no se puede cambiar el pasado si podemos cambiar el futuro, esto es viviendo el hoy y eligiendo bien.

 

De otra parte para elegir bien o mal tenemos que preguntamos si nos dejamos llevar por las circunstancias, por las emociones o los sentimientos?,  Vamos a seguir buscando culpables o excusas, en las fuerzas o las debilidades? , o esperar a que algún día las cosas cambien o sintiéndonos víctimas o protagonistas de nuestra historia?.

 

«Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás.» (Génesis 2.16b), estamos en búsqueda de la verdad y su libertad, haciendo conciencia de las decisiones con nuestra identidad de la mano, esa que se ha perdido por la influencia de occidente y muchas otras tantas fuerzas, encontrar nuestra realidad es la solución, anhelar con equivocarnos es la tarea, la angustia y el sin sabor deben salir de nuestras vidas. A elegir bien, a vivir bien para hacer el bien, ese es el fin de la existencia del ser humano en este mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.