ARTICULO LIBERTAD, DERECHO Y SOCIEDAD OPRESIVA

BOTON DE URGENCIA

 

 

Nos preguntamos dónde nace nuestra libertad y los derechos, y cómo estamos como individuos dentro de esta sociedad cada día más convulsionada, muertos a diario, ataques indiscriminados de los grupos emergentes, violaciones de género,


construcciones que se caen como naipes, corrupción rampante a todo nivel, hambre, soledad,  Muchos hombres y mujeres en el mundo son atrapados  por su debilidad, conllevando maltratos físicos, violación de sus derechos por factores sociales y económicos y hasta por sentimientos religiosos y su etnia.

 

Deviene ya un movimiento del despertar de la comunidad para concienciar desde el ser a la humanidad para buscar la libertad y sus derechos dentro de esta sociedad  opresiva en todos los sentidos. Si bien  es cierto Ortega y Gasset con su elitización social y responsabilidad del Estado pretendió que la violación de derechos a veces se justificaba, también los es que J. J. Rosseau desde su Contrato Social aseguró que entre el Estado y sus asociados se presenta una relación de doble vía, en donde tanto uno como otros unos tienen unos derechos y deberes, que deben ser cumplidos a toda costa sin importar credos y religiones.

 

Desafíanos entonces credulidades e incredulidades, derechos fundamentales y sociales, para obtener así sea en grado mínimo el respeto a la libertad, a la libre movilidad, al libre albedrío, pero también a ser tratados como seres humanos y erradicar a esa sociedad opresiva que basa su identidad en copias de sistemas extranjeros, de economías externas, de dependencias económicas y culturales, pero lo más importante dependiendo del avance occidental y toda su incultuización que nos ha llevado a que se nos olvide cuál es nuestra propia identidad.

 

Lograr cambios desde la raíz es tarea dura, necesitamos valientes que trabajen mancomunadamente para hacerle entender desde los grupos al margen de la ley llámense guerrilla, autodefensas, bandas criminales o grupos de derecha del Estado, que el ser humano es libre por naturaleza, que tiene sus propios derechos inherentes y merece una sociedad no opresiva, pasando desde los principios éticos hasta los valores sociales y morales.

 

Se confunde la filosofía como profesión y la filosofía como parte componente de la  materialidad de toda sociedad, pues hemos pregonado que todos los seres humanos somos filósofos en cierto grado dependiendo de nuestra propia cotidianidad y una práctica social con su componente, su materialidad y su conceptualización filosófica. De allí que se ha perdido precisamente esa concreción, ese entender ético, la posición de la  escala de valores con sus elementos, pero en últimas y lo más importante el valor del otro como  ser humano, pues nos hemos convertido en hienas sociales, vulnerando al otro, olvidando que los derechos de este terminan donde empiezan los míos, sin embargo seguimos representando que el hombre es lobo para el hombre parafraseando a Thomas Hobbes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.