CONSTRUIR EQUIPOS INTELIGENTES

La nueva dinámica de la sociedad actual ha contemplado el funcionamiento de la teoría del trabajo en equipo no como una unidad de personas con un fin común, sino como un cambio en la estructuración de ese grupo.

Para ello, se requiere ser conscientes de su mentalidad, “no son solo tus palabras las que transmiten un mensaje” (Karen Friedman), y esta mentalidad debe ser mucho más profunda y poderosa, ya que a partir de allí hay mayor impacto en la forma como nos comunicamos. Igualmente buscar nuevas maneras de enfocarnos con los demás, para obtener mejores canales de comunicación, ya que ello nos permite identificar y conocer a nuestros interlocutores para que fluya esa relación interdisciplinar entre estos.

Sin embargo, cuando se presenta necesidad dentro de la organización de construir equipos inteligentes, esta debe ser descrita con un nivel elevado de detalle, pues de allí se ilustra la importancia de ello.

Para ese efecto, se debe tener en cuenta que se requieren programas de educación, de ciencia e investigación e innovación. Las empresas modernas están obligadas a hacer partícipe de sus planes estratégicos de estos elementos, para reforzar la sustentabilidad de la empresa. Además, acercar a los asociados a las ciencias y en consecuencia aumentar la innovación y creatividad, pues a diario en este mundo tecnificado se conocen nuevos inventos, se patentan productos y otras ideas.

La sinergia se da cuando se unen las habilidades del equipo para generar un manejo eficiente del personal, de manera tal que se logre la mutua colaboración con el fin de alcanzar el resultado propuesto; de ahí que es esa capacidad del ser humano la que permite dar forma a su futuro, pues a partir de liderar procesos de investigación, de adquirir habilidades de operación organizacional, además que se prepara para la planeación, evaluación se construye como ya se dijo una sinergia entre los miembros del equipo inteligente, lo cual lleva a que se administre el recurso humano con eficacia y eficiencia, se preste el apoyo jurídico, técnico y material.

Todo lo anterior, se puede explicar que “SI ELIGES la forma en que miras las cosas, las cosas que miras CAMBIAN” (Wayne W. Dyer), esto va de la mano con lo planteado en los objetivos, igualmente el desarrollo del plan estratégico y en consecuencia el resultado final óptimo. Se genera entonces, una responsabilidad social frente a la empresa pues al ser gestores del cambio nuestra participación en el medio aumentará considerablemente, haciendo que esa dinámica que se desarrolla acerque a los estándares de éxito a la misma.

Ahora bien, se requieren individuos dentro de esos equipos inteligentes que sientan gratitud, se responsabilicen de sus propios errores y en consecuencia hablen de ideas para que el éxito sea comunitario y no individual, además que aporten información y transpiren alegría, ello hará que el tiempo permita analizar los errores y se corrijan, en consecuencia, el cambio institucional se vea reflejado desde el alto nivel de dirección y a su vez este se devuelva en sentido piramidal hacia la base.

La importancia de los equipos inteligentes radica en que se eleva el potencial del líder y atenúa sus debilidades, conlleva a una mayor participación de los integrantes y se comparten los créditos y se asume la responsabilidad en a las derrotas, ya que provee caminos para satisfacer las necesidades y alcanzar las metas y, por último, estos pueden hacer más que una sola persona.

Lic. Filosofía y Letras. USTA
Esp. Universitaria Epistemología y Gnoseología. U. León Barcelona
Esp. Planeación, Desarrollo y Administración de la Investigación. UMB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *